10 razones que explican la importancia de pasar tiempo al aire libre

forest bathing

En nuestro mundo actual caracterizado por una tecnología tan poderosa, muchas personas sienten el deseo de simplificar su vida y de regresar a la naturaleza. Para experimentar los beneficios que produce la recreación al aire libre en la salud, es necesario desconectarse y recargarse al aire libre. Las personas que logran absorber todo lo que la naturaleza nos puede ofrecer han descubierto por qué es tan importante pasar tiempo afuera – todo tiene que ver con la salud.

Mucho antes del surgimiento de los teléfonos inteligentes y de los automóviles autónomos, Japón consideraba que los “baños de bosque” eran una parte fundamental de su programa nacional de salud. Con los baños de bosque, no se debe tomar la palabra “mojarse” en su sentido literal. El baño adquiere un nuevo significado: sumergirse en el ambiente natural.

El concepto se origina de la Terapia de Bosque Shinrin-Yoku de Japón y se remonta a 1982. Más de treinta años después, el objetivo del baño de bosque sigue siendo reintroducir a las personas en el poder curativo de la naturaleza. Muchos estudios e investigaciones han confirmado lo que los japoneses han creído durante tanto tiempo: la naturaleza favorece el bienestar de muchas y muy variadas maneras.

El baño de bosque ha cobrado popularidad en Estados Unidos, en especial en áreas metropolitanas. Las personas, familias y amigos han adoptado los bosques para realizar excursiones terapéuticas y caminatas en medio de la naturaleza. Sin embargo, los baños de bosque no son la única opción disponible al aire libre para mejorar su bienestar.

Existen muchas maneras para aprovechar los beneficios de la naturaleza y aquí le daremos el primer consejo importante para lograrlo: deje a un lado su teléfono y experimente la vida al aire libre. Le presentamos las 10 razones de la importancia de estar al aire libre para mejorar su salud y la de su familia.

1. Alivia la tensión

Salir le puede ayudar a escaparse de las tensiones del trabajo o la escuela. La tensión puede alterar una mente sana y el sistema inmunológico. Los niveles altos de tensión en el trabajo y la escuela se asocian con depresión, obesidad e hipertensión. La tensión es dañina cuando no se maneja correctamente. Por suerte, contamos con un alivio natural para la tensión a la vuelta de la esquina.

Pasar tiempo en la naturaleza alivia la tensión en adolescentes y adultos. Los niveles en el torrente sanguíneo de cortisol, la hormona de la tensión, se reducen después de haber pasado tiempo al aire libre. En un grupo de estudiantes hombres en China, los que pasaron sus vacaciones escolares haciendo caminatas y en campamentos regresaron con niveles de cortisol más bajos que los que se quedaron en la ciudad. Y estos niveles más bajos de cortisol persistieron durante varios días después de su escapada a la naturaleza.

Los resultados sugieren que una manera más confiable para manejar la tensión es hacer viajes al aire libre con regularidad. Las experiencias en la naturaleza son económicas y al alcance de todos. En su próximo fin de semana largo, elija pasar tiempo en la naturaleza en lugar de hacer un viaje por la ciudad. Así usted reducirá su carga de tensión y regresará sintiéndose rejuvenecido.

Consejo a favor: la naturaleza puede ayudarle a sentirse más satisfecho en su trabajo. Los trabajadores de oficinas con vistas hacia el exterior se sienten más satisfechos y menos estresados en su trabajo. Si no tiene una ventana, tómese un tiempo cada día para ver hacia afuera y sentir los efectos aliviadores de tensión que le ofrecen las vistas naturales.

2. Fortalece la inmunidad

Quedarse adentro puede tener un impacto negativo en su salud inmunológica. El sistema inmunológico funciona  mejor cuando recibe desafíos con regularidad. Esto no ocurre cuando pasamos el tiempo en interiores.

Dosis sanas de naturaleza le ayudarán a preparar su cuerpo para que luche, y lo hace de la siguiente manera.

Un estudio publicado en 2010 evaluó el efecto de los baños de bosque en la función inmunológica. En un grupo de adultos japoneses, un viaje de 3 días al bosque aumentó el número de leucocitos en la sangre. Estos niveles permanecieron elevados durante más de 30 días después de haber vivido su aventura en el bosque. Los leucocitos son cruciales para su sistema inmunológico y ayudan a su cuerpo a combatir los gérmenes, reconociendo los patógenos y los intrusos dañinos con la ayuda de anticuerpos.

El refuerzo en la inmunidad logrado por un viaje en la naturaleza puede ayudarle a sentirse saludable. Para los adultos activos y los niños en crecimiento, una mejor inmunidad es un activo muy valioso en un estilo de vida saludable. Fortalezca el poder de su cuerpo de combatir naturalmente los gérmenes haciendo viajes al campo con regularidad.

3. Agudiza el enfoque

En la población general, los estudios han demostrado que la atención mejora de manera muy uniforme cuando las personas están expuestas a ambientes naturales. Un estudio publicado en 2009 descubrió que esto mismo se aplica para niños con déficit de atención. Veinte minutos de caminata en un parque cercano fue suficiente para elevar el desempeño en la atención de los niños con TDAH. Esta “dosis” de naturaleza podría comprobar ser una solución más natural para el déficit de atención en los niños.

Los mismos efectos pueden verse en la atención de los adultos. Tanto las vistas de la naturaleza desde una ventana de oficinas como los descansos del trabajo al aire libre han demostrado que aumentan la productividad y la concentración.

Para un aumento significativo en enfoque y creatividad, escápese al bosque por más tiempo. La solución creativa de problemas y la función cognitiva pueden incrementarse en casi 50 por ciento después de haber pasado varios días explorando la vida exterior. Los retiros en espacios naturales pueden ayudarle a afrontar una tarea grande o una meta personal. Si sigue preguntándose por qué es importante estar en exteriores, una razón es que puede mejorar su creatividad.

4. Ayuda a desarrollar una dieta más sana

¿Está buscando un pasatiempo para pasar tiempo al aire libre? La jardinería es una forma muy conveniente de aumentar el tiempo que pasa afuera. No solamente lo mantiene activo, sino que también le da acceso a frutas y verduras sanas con regularidad.

El esparcimiento en exteriores se ha asociado durante mucho tiempo con un estilo de vida saludable. Sin embargo, trabajar en su jardín también le permite cosechar las recompensas de su labor con alimentos sanos y ejercitarse al mismo tiempo.

Lea razones adicionales de cómo puede mantenerse sano en el jardín.

5. Calma la mente

Sufrir de ansiedad y depresión puede ser agobiante. Es difícil hacer frente a las enfermedades mentales y los métodos son distintos para todas las personas. Casi todos los médicos y terapeutas recomiendan el ejercicio regular, además de terapia y medicamentos. Realizar el ejercicio recomendado al aire libre puede ayudar a aliviar el dolor emocional y mental, mejorando al mismo tiempo el estado de ánimo.

Nuestro cuerpo tiene varias respuestas físicas al estar en contacto con la naturaleza. Sentarse en exteriores puede reducir la presión arterial, bajar el ritmo cardíaco y los niveles de cortisol. Cuando estamos afuera, nuestro cuerpo se tranquiliza, ayudándonos a sentirnos calmados y en paz.

Nuestra mente trabajan de manera parecida. Pasar tiempo afuera mejora el estado de ánimo y reduce los sentimientos de ansiedad. Tenemos la capacidad de enfocarnos mejor en la naturaleza y la mejora en concentración puede ayudar a enfrentar sentimientos de tensión y ansiedad. La autoestima también puede recibir un impulso importante después de pasear en exteriores.

La paz y la claridad mental son razones poderosas para pasar tiempo afuera. Encuéntrelas sumando tiempo a su régimen para el cuidado de su salud mental.

6. Ayuda en el manejo del peso

La naturaleza ofrece vistas hermosas y aire libre. Por lo tanto, elija un programa de ejercicio en exteriores. Una investigación realizada en el Centro para el Control y Prevención de Enfermedades descubrió que más de una tercera parte de los adultos estadounidenses son obesos.

El ejercicio y la nutrición correcta son las dos maneras más efectivas para detener la incidencia de la obesidad. Usted puede quemar 149 calorías caminando media hora en el parque y 372 calorías andando media hora en bicicleta. Para motivar a los niños a que hagan ejercicio al aire libre, busque una actividad divertida que pueda realizar en familia. Aumente el tiempo que dedica a caminar, andar en bicicleta, correr y reduzca su riesgo de obesidad. No se limite a hacer ejercicio en el gimnasio y disfrute todos los beneficios que la naturaleza le ofrece a su salud.

7. Mejora su memoria a corto plazo

La naturaleza podría ser la respuesta para recordar nombres, para no olvidar las llaves y para tomar mejores notas en clase. Cada vez existe más evidencia de que es posible mejorar la memoria a corto plazo y la memoria de trabajo por el tiempo que se pasa al aire libre.

En la Universidad de Michigan, un experimento sencillo respaldó esta teoría. A dos grupos de estudiantes se les hizo una prueba de memoria y después se les pidió que fueran a caminar por el jardín o en una calle de la ciudad. Después de sus caminatas, los participantes volvieron a hacer la prueba de memoria. Aquéllos que caminaron en el jardín mejoraron sus calificaciones en 20 por ciento. No se vio una mejora uniforme en los participantes que caminaron por la ciudad.

Los paisajes naturales y las vistas de jardines tranquilizan nuestra mente y nos ayudan a enfocarnos mejor. Las ciudades están llenas de tráfico, ruido en las calles, luces y muchísima gente. Todas estas cosas desvían nuestra atención en varias direcciones, haciendo más difícil agudizar nuestro enfoque y recordar cosas que acabamos de aprender. Reflexionar sobre la información nueva en un escenario pacífico y natural le puede ayudar a mejorar su memoria a corto plazo.

8. Mejora la visión

Los ojos proporcionan otra razón de la importancia de pasar tiempo en exteriores. Un estudio con niños en edad escolar en Australia relacionó el tiempo al aire libre con una mejor visión. De los 2,000 niños seguidos durante el estudio, los que pasaron más tiempo jugando afuera redujeron en gran medida el riesgo de miopía. Este hecho sugiere que la actividad al aire libre tiene un efecto protector en los ojos de los niños.

Estos resultados son sorprendentes porque no se observó lo mismo en niños que practicaron deportes en interiores. Estar afuera con aire fresco y la luz del sol protege los ojos en crecimiento más que la misma actividad física adentro.

La iluminación tenue en interiores hace que sea difícil que los ojos de los niños se enfoquen en una imagen, ocasionando que el ojo cambie su forma para ver con claridad. La abundante luz en exteriores evita que los ojos de los niños tengan que trabajar más de lo necesario. Por lo tanto, cuando promovemos el tiempo de juego y de ejercicio, lleve la diversión al exterior y proteja la salud de los ojos de su niño.

9. Combate el trastorno del déficit de naturaleza

Nunca antes habíamos pasado tanto tiempo en interiores, y sigue aumentando. Las computadoras, tabletas, teléfonos celulares y juegos de video atrapan nuestra atención y obstaculizan nuestro contacto con la naturaleza. Esto es especialmente dañino para nuestros hijos.

Jugar afuera promueve la creatividad de los niños, prolonga sus períodos de concentración y aumenta su deseo de explorar. El libro Last Child in the Woods: Saving Our Children from Nature-Deficit Disorder de Richard Louv describe este patrón visto cada vez con mayor frecuencia. Louv acuñó el término déficit de naturaleza para explicar lo que sucede cuando los niños pasan demasiado tiempo adentro.

Hallazgos recientes muestran que los niños de 8 a 18 años pasan más de seis horas al día con medios electrónicos. Un estudio publicado en 2002 descubrió que para los niños de 8 años era más fácil identificar los personajes de Pokémon que las plantas o animales en sus vecindarios. Como los niños pasan cada vez menos tiempo afuera, empiezan a formar hábitos nada saludables.

Los niños que pasan muy poco tiempo al aire libre tienen el riesgo de desarrollar problemas crónicos de salud. Diabetes, hipertensión, obesidad y depresión son compañeros comunes de un estilo de vida sedentario en interiores. Ayude a su familia a aprender hábitos saludables y promueva que jueguen más al aire libre que con sus dispositivos electrónicos.

10. Aumenta la longevidad

Un estudio de 2015 hizo el seguimiento de 108,630 mujeres estadounidenses para establecer la relación entre naturaleza y longevidad. Las mujeres que vivían cerca de parques, jardines, árboles y bosques tenían una tasa de mortalidad significativamente más baja que las mujeres que vivían lejos de la naturaleza. Los resultados se confirmaron, tanto para los entornos urbanos como rurales.

Las expectativas de vida más largas asociadas con una vida en contacto con la naturaleza pueden ser explicadas por varios factores. Es bien sabido que la calidad del aire aumenta la longevidad y que es mejor en áreas caracterizadas por una vegetación más densa. Estar cerca de parques y senderos naturales puede promover el ejercicio más frecuente, ayudando a mantener la salud cardíaca. El tiempo que las personas pasan en exteriores promueve las relaciones sociales y puede mejorar la salud mental.

Sin importar cuál sea la causa exacta, salir le ayudará a vivir una vida más larga y feliz, y ésta es a la larga la razón que apoya la importancia de procurar vivir más en exteriores. Por lo tanto, cuando vaya a decidir dónde va a vivir, elija un lugar donde usted y su familia tengan un acceso regular a la naturaleza.

Vuélvase saludable, decídase a salir

Encuentre el tiempo para aventurarse al exterior y aproveche los beneficios que tiene la naturaleza en la salud. Reemplace el tiempo que dedica a sus dispositivos electrónicos sentado en interiores por un paseo en bicicleta o una caminata a un parque local. Adopte el baño de bosque o la jardinería como un nuevo pasatiempo. Y recuerde que el entretenimiento al aire libre puede disfrutarlo estando solo o con su familia.

No existen desventajas de salir al exterior y sí es mucho lo que se puede ganar al explorar el mundo natural. Usted ya sabe ahora por qué es importante estar al aire libre. Ha llegado el momento de reconectarse con la naturaleza. Su cuerpo y su mente se lo agradecerán en el futuro.

 

Sobre el autor

Sydney Sprouse es una escritora científica independiente con sede en Forest Grove, Oregon. Tiene una licenciatura en biología humana de la Universidad del Estado de Utah, donde trabajó como investigadora mientras estudiaba y obtuvo una beca para enfocarse en su pasión de escribir. Sydney ha sido una estudiante de ciencias durante toda su vida y su objetivo es traducir los hallazgos de la investigación científica de la manera más eficiente posible. Uno de sus intereses particulares en los que se enfocan muchos de sus escritos es la biología humana, salud y nutrición.

 

Berman MG, Jonides J, Kaplan S. The cognitive benefits of interacting with nature. Psychol Sci. 2008;19(12):1207-12.

Driessnack M. Ask the expert. Children and nature-deficit disorder. J Spec Pediatr Nurs. 2009;14(1):73-5.

Lauren F Friedman and Kevin Loria. “11 scientific reasons you should be spending more time outside.” Business Insider, Business Insider, 22 Apr. 2016.

Haile, Rahawa. “’Forest Bathing’: How Microdosing on Nature Can Help With Stress.” The Atlantic, Atlantic Media Company, 30 June 2017.

“How Does Nature Impact Our Wellbeing?” Taking Charge of Your Health & Wellbeing.

Maas J, Verheij RA, Groenewegen PP, De vries S, Spreeuwenberg P. Green space, urbanity, and health: how strong is the relation?. J Epidemiol Community Health. 2006;60(7):587-92.

Mao GX, Lan XG, Cao YB, et al. Effects of short-term forest bathing on human health in a broad-leaved evergreen forest in Zhejiang Province, China. Biomed Environ Sci. 2012;25(3):317-24.

“Professional Practice.” Health Benefits of Nature.

Shin Won Sop. The influence of a forest view through a window on job satisfaction and job stress. Scandinavian Journal of Forest Research. 2007;22(3):248-253.

Taylor AF, Kuo FE. Children with attention deficits concentrate better after walk in the park. J Atten Disord. 2009;12(5):402-9.

Tennessen CM, Cimprich B. Views to nature: Effects on attention. Journal of Environmental Psychology. 1995;15(1):77-85.

“This Is Your Brain on Nature.” National Geographic, 7 June 2017.